Guía Episodios Introducción Acto 1 Acto 2 Acto 3 Acto 4

Producción #V808 - Episodio 08
 


GUIÓN
TNovan


DIRECCIÓN
Denise Byrd


PRODUCCIÓN
C
arol Stephens

SCREENGRABS
Judi Mair


GRÁFICOS
Lucia


TÍTULO EPISODIO GRÁFICO
Linda (Calli)

TRADUCCIÓN
Inma, Ligia, Olga


 

INTRODUCCIÓN

 

ABRE DE NEGRO:

 

EXT. CAMINO - TARDE

 

XENA está sosteniendo la pata delantera izquierda de ARGO II. Ella esta utilizando un pequeño cuchillo para sacar la suciedad y las piedras de la pezuña de la yegua.

 

GABRIELLE está sosteniendo su brida, acariciando su cara y apaciguándola mientras Xena continua la tarea.

 

GABRIELLE

(a Argo)

Todo irá bien chica.

Te sacaremos del apuro.

(a Xena)

¿Cuál es el veredicto?

 

XENA

Ha perdido la herradura. Tenemos que

encontrar un herrero. No puedo

arreglar este lío, al menos no

aquí. Necesita una nueva herradura

o se romperá la pezuña.

 

 

Gabrielle mira el bosque que las rodea. Es tenebroso, los altos y delgados árboles parecen que surgen de forma amenazadora ante ellas, como si estuvieran observando cada movimiento que Xena y Gabrielle hacen. El cielo esta oscurecido con nubarrones negros que se arremolinan en la distancia y los relámpagos estallan tras los árboles.

 

GABRIELLE

(a sí misma)

Era una noche oscura

Y tormentosa....

 

XENA

¿Qué?

 

GABRIELLE

Nada. Sólo hablaba conmigo misma.

¿Y dónde crees que podemos

encontrar un herrero?

 

XENA

Bueno, si continuamos por este camino,

llegaremos a Sikyon en tres días.

Pero si hacemos eso, corremos el riesgo

de que Argo se quede coja.

 

GABRIELLE

¿Alternativas?

 

XENA

Si acortamos atravesando el bosque

podemos estar en Phileious

en media hora, pero....

 

GABRIELLE

(a Argo)

Siempre hay un ‘pero’.

 

Argo relincha y mueve su cabeza asintiendo.

 

XENA

Pero tenemos que rodear la

base de la cordillera del Kyllene.

 

GABRIELLE

¿Quieres decir la cordillera

del Kyllene supuestamente ‘maldita’?

 

XENA

Esa misma.

 

 

GABRIELLE

Oh dios mío.

 

Xena ríe ahogadamente ante la falta de entusiasmo de Gabrielle y  guarda su cuchillo antes de agarrar las riendas de Argo.

 

XENA

Lo siento cariño, pero

ciertamente no tenemos otra alternativa.

 

GABRIELLE

Lo sé.

 

Gabrielle toma la mano de Xena mientras empiezan a caminar, dejando el camino, para adentrarse en el bosque.

 

GABRIELLE

(continuando)

¿Y que hay para cenar?

 

XENA

Todo a lo que podamos asustar.

 

GABRIELLE

Oh, ja, ja.

 

CORTE A:

 

EXT. CAMPAMENTO - NOCHE

 

Hay un agradable fuego encendido. Xena está quitándose los enganches de su coraza y Gabrielle está garabateando algo en un pergamino. Los restos de un conejo asado siguen en el fuego. Los sacos de dormir están colocados bajo una lona que los protege de la lluvia que comienza a caer. Gabrielle no está escribiendo; está dibujando.  Después de dar el visto bueno a su obra de arte alza su mirada hacia Xena.

 

GABRIELLE

De acuerdo, prueba ahora.

 

Xena suspira y se encoge de hombros, después sonríe y  se endereza. Respira hondo, como si estuviera estudiando lo que Gabrielle diligentemente a escondido en su dibujo. Xena cierra los ojos y se concentra. Inclina la cabeza cuidadosamente mientras eleva las cejas lentamente.

 

XENA

Un conejito.

 

Gabrielle solo suspire mientras da la vuelta al papel para enseñar a Xena el dibujo de un arco y de una flecha que ella acaba de terminar.

 

GABRIELLE

¿Crees que esto se parece a un conejito?

 

XENA

Obviamente no. Lo siento, Gabrielle.

Leer la mente no es precisamente

uno de mis muchas habilidades.

 

GABRIELLE

¿Entonces como explicas que siempre

parece que sabemos lo que la otra esta

pensando o haciendo? Esto me lleva

a pensar que a veces

funciona  y otras no.

Pero existe una pauta.

Por eso estoy probando mi teoría.

 

 

Xena deja el trozo de papel sobre su manta, después se para y se estira.

 

XENA

Eso se debe a que

a veces funciona, y

a veces no.

 

GABRIELLE

Sabía que

ibas a decir eso.

 

XENA

(sonriendo)

¿De veras?

 

Gabrielle gira sus ojos y quita de en medio el pergamino mientras se preparan para irse a dormir. Xena se asegura de que la lona está bien sujeta al árbol de al lado de manera que las pueda proteger de cualquier tormenta que pueda producirse. Gabrielle se une a ella y comienza a desabrocharse sus botas.

 

GABRIELLE

La leyenda dice que las montañas están

malditas, pero el bosque es precioso además

 de espeluznante. ¿Te has dado cuenta de que

no hay ningún ruido de animales?

 

XENA

Sí, me he dado cuenta. Desde que cace nuestra

cena en el principio de el bosque,

no he visto ningún rastro de animal

entre los árboles.

No hay excrementos, nada.

 

GABRIELLE

Yo creo que solo es el espesor de los árboles

que no dejan pasar ni la luz ni el viento

es lo que hace esto tan tenebroso.

 

Xena se acuesta sobre sus pieles.

 

XENA

No es eso.

 

 

Gabrielle se gira, gatea hasta ella e inclina su cabeza sobre el hombro de Xena.

 

GABRIELLE

Ilumíname.

 

XENA

Son los fantasmas y los monstruos.

 

GABRIELLE

Oh, eres muy graciosa.

 

XENA

Gracias, lo intento.

 

GABRIELLE

Tu puedes dormir con

un ojo abierto toda la noche.

 

XENA

¿No lo hago siempre?

 

Gabrielle se acurruca y Xena tira de una pesada manta que las cubre. Levantando la cabeza para mirar al fuego, se asegura de que arderá toda la noche. Se reclina y se acerca mas a Gabrielle.

 

XENA

(continuando)

Buenas noches, Gabrielle.

No dejes que te muerda una baqueira.

 

FUNDE A:

 

EXT. CAMPAMENTO - MAÑANA

 

Xena despierta desperezándose y la primera cosa de la que se da cuenta es de que Gabrielle no está. Se levanta inmediatamente, observando que todas las cosas de su compañera han desaparecido también. Al momento se pone en pie.

 

XENA

¡GABRIELLE!

 

Moviéndose alrededor del lugar donde acamparon, Xena también se da cuenta de que Argo se ha ido, aunque su montura sigue junto a la manta sobre la que habían estado durmiendo.

 

XENA

(continua)

¡GABRIELLE!

 

 

Cuando el silencio es de nuevo su respuesta ella comienza a recoger sus cosas. Después empieza a buscar cualquier señal de su compañera o yegua.

 

FUNDIDO A NEGRO.

 

FIN DE LA INTRODUCCIÓN

 

ACTO UNO