Guia episodios Introducción Acto 1 Acto 2 Acto 3 Acto 4

Producción #V809 - Episodio 09
 


GUIÓN
Melissa Good


DIRECCIÓN
Denise Byrd


PRODUCCIÓN
C
arol Stephens

SCREENGRABS
Judi Mair


GRÁFICOS
Lucia


TÍTULO EPISODIO GRÁFICO
MaryD

TRADUCCIÓN
Xenacentro


 

INTRODUCCIÓN

 

ABRE DE NEGRO:

 

EXT. UNA ROCA TRANQUILA ALINEADA A LA PISCINA EN LA PROFUNDIDAD DEL BOSQUE - TARDE

 

El aire está cargado y caliente, a pesar del hecho de que casi es el ocaso. Los insectos zumban alrededor, el resto de los animales están tumbados bajo los árboles, esperando que llegue la noche para comenzar a moverse alrededor.

 

La piscina está rodeada por árboles, y maleza espesa. De hecho, es difícil imaginar cómo han conseguido llegar Xena y Gabrielle al lugar donde se hallan.

 

Xena y Gabrielle se sientan en la piscina, disfrutando del agua fría. Al lado de Xena hay una grieta en la roca llena de agua. Una botella se encuentra en su interior, y hay dos copas en la repisa a su lado.

 

Gabrielle extiende sus brazos a lo largo de la roca, dejando caer su cabeza hacia atrás para descansar.

 

GABRIELLE

Chico, esto sienta genial.

 

 

Xena casi está hundida hasta la nariz, sólo son visibles sus ojos azules. Gira la cabeza y mira a Gabrielle con bastante seriedad, Entonces, muy despacio, se alza ligeramente y lanza un chorro de agua de su boca, que le da en la cara.

 

GABRIELLE

(continúa)

¡Pah! ¡Xena!

 

Gabrielle golpea el agua con la mano y devuelve el favor, pero la cabeza de Xena ya ha desaparecido bajo la superficie. Después de un momento, Xena reaparece. Gabrielle ha estado esperando y la salpica. Xena se acerca y hace algo bajo el agua que provoca que Gabrielle proteste, y se sumerja.

 

Xena ríe en silencio.

 

XENA

Nunca aprende.

 

Gabrielle emerge, y sacude el agua de los ojos. A pesar de todo ríe, y parece disfrutar del jugueteo.

 

GABRIELLE

Nunca dejas que sea yo

quien dé el último golpe, ¿verdad?

 

XENA

Nunca. Los buenos líderes

siempre dan el último.

 

Gabrielle se sumerge de nuevo bajo el agua y, tras un segundo, los ojos de Xena casi salen de sus órbitas y trepa para agarrar a Gabrielle, quien se desliza fuera del agua y ríe disimuladamente.

 

XENA

(continúa)

¡No es justo!

 

 

GABRIELLE

En el amor y en la guerra de agua, todo vale,

Xena. Tú me lo enseñaste.

 

Xena se ríe, y sacude la cabeza.

 

XENA

Cierto. Recuérdame no darte

muchas indicaciones la próxima vez.

 

Gabrielle encuentra un nuevo sitio para relajarse… entre las piernas de Xena y usándola como respaldo. Xena alcanza la botella y la descorcha, vertiendo un poco de su contenido en dos copas, tras lo cual pasa una a Gabrielle.

 

GABRIELLE

Además, el liderazgo no es siempre

así de simple, Xena. Debería saberlo.

 

 

XENA

(se ríe entre dientes)

Tú lo haces complicado

Es mucho más fácil si le dices a la gente que hacer

y cuando no te escuchen, golpéalos.

 

Gabrielle toma un sorbo de su vino, ahora frío, y suspira alegremente.

 

GABRIELLE

Seguro, si eres tú.

 

Mira por encima del hombro a Xena.

 

GABRIELLE

(continúa)

Pero yo no soy tú, y a veces

no es tan sencillo. Tienes que trabajar

con la gente, conseguir que hagan

lo que quieres porque deseen hacerlo.

La fuerza no es siempre la respuesta.

 

XENA

(meneando la cabeza)

Que la gente tenga el liderazgo

tampoco es lo mejor, Gabrielle. Mira a las

Amazonas... todo supone un gran problema para ellas.

 

GABRIELLE

¿Y? No querrás decir

que Velaska tenía razón, ¿verdad?

 

Xena echa un trago, tomándose un momento para considerar la pregunta.

 

XENA

No.

 

GABRIELLE

Claro que no. Nadie tiene todas las respuestas

correctas. Yo siempre he encontrado que escuchar

a la gente... utilizar sus ideas

es la mejor manera de tomar una decisión

que satisfaga a todos.

 

XENA

No hay que dar por supuesto que los líderes

deban hacer feliz a la gente, Gabrielle. Se

supone que las mantienen vivas.

Mi método es mejor.

 

Gabrielle mira a Xena. Xena sonríe y se encoge de hombros. Gabrielle también los encoge, pero parece pensativa.

 

GABRIELLE

Bueno, es un tema que se puede debatir mucho

Pero las amazonas están al otro lado del mar,

y dudo que tenga la oportunidad de probar mi teoría

con alguien en un futuro cercano.

 

 

Xena pone su brazo alrededor de Gabrielle.

 

XENA

La puedes probar conmigo.

 

GABRIELLE

(entornando sus ojos)

Oh sí, claro. La original

 “a mi manera o no se hace “ 

Xena, Princesa Guerrera.

 

Gabrielle le da a Xena un codazo en las costillas.

 

GABRIELLE

(continúa)

No en esta vida.

¿Tal vez en la próxima?

 

XENA

Gallina.

 

Xena le hace cosquillas a Gabrielle cuando está tomando un poco de vino, por lo que termina escupiendo el vino sobre Xena mientras se ríe. Y así ambas tiran sus copas de vino a un lado y comienzan a jugar a la lucha libre en el agua.

 

GABRIELLE

Gallina serás tú...

 

 

El agua casi se oscurece por las salpicaduras y los miembros moviéndose sin parar. Gabrielle continúa defendiéndose muy bien hasta que Xena la agarra, brinca de un lado a otro de la piscina y termina sumergiéndolas a ambas debajo del agua.

 

Todo está muy tranquilo en la superficie. Aparecen varias burbujas. Los insectos comienzan a hacer sonidos, incluyendo una rana.

 

Xena y Gabrielle salen juntas de debajo del agua y se tiran hacia atrás, causando una ola gigante que salpica las rocas estruendosamente.

 

GABRIELLE

(continúa)

Gallina esto, tu...

 

Xena se da cuenta de que no están solas, y tapa con su mano la boca de Gabrielle mientras salpica agua.  Gabrielle mira a su alrededor, sólo para encontrarse con una docena de hombres y mujeres parados alrededor de la fuente observándolas.  Están vestidos con prendas sencillas, blancas.  Xena aparta su mano.

 

GABRIELLE

(continúa)

(murmurando)

Oh... Dioses... Espero

que otra vez no sean vírgenes.

 

XENA

Mm... Podríamos arreglar eso,

Si tú estás….

 

Gabrielle tapa rápidamente la boca de Xena con su mano, y sonríe hacia los hombres y mujeres que las observan. 

 

GABRIELLE

Hola. ¿Podemos hacer algo

por vosotros?

 

XENA

(murmurando)

Siempre buscando

problemas, ¿verdad?

 

 

Uno de los hombres se adelanta.  Es de mediana edad, y su rostro refleja bondad.  Se estruja las manos y mira a Xena y a Gabrielle como si hubiera encontrado un tesoro.  Dado que están desnudas, Gabrielle no sabe si sentirse enojada o halagada. 

 

HOMBRE

Mi nombre es Escobar. Soy de la

aldea de Delios, y mis conciudadanos

y yo estamos en una búsqueda.

 

Gabrielle se anima.

 

GABRIELLE

Oh, ¿Una búsqueda? Qué interesante.

¿Qué clase de....?

 

XENA

(interrumpiendo)

¿De qué?

 

Escobar no parece intimidado por la actitud grosera de Xena.  Le sonríe radiantemente. 

 

ESCOBAR

Es nuestra búsqueda anual

de una desconocida…  una sabia y noble

desconocida que nos sirva como

reina del pueblo por un día.

 

Gabrielle enarca las cejas, y parece intrigada. 

 

XENA

Buena suerte. Ahora

si nos excusan....

 

GABRIELLE

Xena, espera un poco....

 

ESCOBAR

Gracias, ¡pero hemos tenido 

mucha suerte! Sólo hemos estado

unos cuantos días, y nuestra

 búsqueda ha terminado Hemos

encontrado a la candidata perfecta.

 

XENA

Magnífico.  Lárguense.

 

 

Escobar saca un pergamino.  Se ve muy andrajoso, y lo desenrolla cuidadosamente, estudiando su contenido.  Uno de los otros lee sobre su hombro, y asiente con satisfacción. 

 

ESCOBAR

Si, está todo aquí.  Ojos como las

estrellas, pelo negro como la noche....

 

Xena se da cuenta de hacia donde se dirige.  Se levanta, dejando que el agua corra sobre su cuerpo.  Pone sus brazos en la cintura.

 

XENA

Ni siquiera lo pienses.

 

Escobar y el resto la miran, miran el pergamino, y sonríen. Escobar deja que el pergamino se enrolle otra vez.

 

ESCOBAR

Y una incomparable belleza.

¿Por favor, serás nuestra reina?

 

Gabrielle se tapa la boca y comienza a hundirse bajo el agua, riendo histéricamente ante la expresión en la cara de Xena. 

 

ESCOBAR

(continúa)

Estaríamos muy honrados.

 

Xena mira a Gabrielle, que está sumergida, a los ojos. Provoca ondas al sacudir los hombros mientras se ríe.

 

XENA

No “nos” hace gracia.

 

 

FUNDIDO A NEGRO.

 

FIN DE LA INTRODUCCIÓN

 

ACTO UNO